Facebook Twitter Google +1     Admin

Programas sociales atenderán este año a 5 millones de peruanos

20150323212946-11midis.jpgLa titular del Midis resaltó el “rol fundamental” que tuvieron los programas sociales en la reducción de la pobreza y pobreza extrema en este Gobierno, y anunció que Qali Warma llegará a todas las instituciones educativas públicas el próximo año.

Ministra, según el INEI, entre 2011 y 2013 un millón de peruanos dejaron de ser pobres. ¿Cuál fue el papel que jugaron los programas sociales en esta reducción?
–Entre 2011 y 2013 hubo una reducción importante de más 1.3 puntos porcentuales [la pobreza extrema bajó a 4.7%]. Lo que vemos es que los programas Juntos y Pensión 65 han tenido un rol fundamental, porque, por ejemplo, estos adultos mayores pobres extremos reciben una transferencia monetaria de 250 nuevos soles cada dos meses para mejorar su calidad de vida.
Si no existieran Juntos y Pensión 65, la reducción de la extrema pobreza habría sido menor. Hay un aporte concreto.
–Algunos sostienen que los programas sociales están cayendo en el asistencialismo.
–Quisiera ser bastante enfática. Los programas del Midis están claramente focalizados. Qali Warma, por ejemplo, se creó en función de un derecho contemplado en la Ley General de Educación [a la alimentación escolar]. No es una dádiva. Ningún programa social es un regalo.
–¿Descarta, entonces, que haya asistencialismo o uso político de los programas sociales?
–Descartamos cualquier aseveración que los programas sociales son asistencialistas.
El Midis utiliza reglas claras de focalización para llegar a quienes tiene que llegar. Cuando se decide implementar un programa de subvención económica como Pensión 65, lo que se hace es establecer que este debe llegar al extremo pobre, y el extremo pobre es el adulto mayor que está en situación de abandono y no tiene ni para comer. Juntos es un programa de desarrollo del capital humano que llega a las familias pobres. Se les entrega, de manera condicionada, 200 nuevos soles cada dos meses.
También trabajamos con programas de generación de oportunidades económicas, como Haku Wiñay (se brinda asistencia técnica).
Vemos que sí hay voluntad del Gobierno para que el pobre no se quede pobre, sino de darle todas las herramientas [para que deje esa condición].
–Un reto es lograr que ese millón de peruanos no vuelvan a la pobreza.
–Trabajamos muy fuerte para que este millón de peruanos, cifra que estamos seguros se incrementará con los datos que conoceremos en abril próximo, correspondientes a 2014, no regresen a la situación de pobreza de la que los logramos sacar. Es un trabajo intersectorial.
Si trabajamos de manera integral y las familias no solo reciben programas sociales, sino también tienen acceso a los servicios básicos, sus condiciones de vida serán mejores y, por lo tanto, habrá menores posibilidades de que retornen a la pobreza.
–No solo los programas sociales contribuyeron a reducir la miseria. ¿Qué otros componentes han sido decisivos?
–No podemos pensar que los programas sociales son los que van a sacar de la pobreza a la gente, estos contribuyen.
Hay que mirar con un enfoque multidimensional y considerar, además, el acceso a los servicios básicos.
Cuando hablamos de hogares rurales que tienen agua y luz quiere decir que ya está llegando el desarrollo. Debemos seguir haciendo una focalización y priorización clara en el cierre de brechas de acceso a servicios básicos (agua, electricidad, caminos, internet).
–¿Cuántos peruanos mejoraron su calidad de vida gracias a las iniciativas sociales en 2014?
–Atendimos entre 4 millones y 4.5 millones de peruanos, considerando a niños y adultos, con al menos un programa.
–¿La tendencia es que en 2014 la pobreza haya caído más?
–Somos totalmente optimistas de que la pobreza seguirá cayendo y trabajamos para ello.
–¿Está previsto ampliar el número de beneficiarios de los programas sociales?
–Este año los programas llegarán aproximadamente a 5 millones de peruanos.
–¿A cuánto asciende la inversión destinada a los programas sociales?
–El Midis tiene 3,400 millones de nuevos soles para los programas sociales, 25% más respecto al presupuesto de 2014.
–Ministra, recientemente se reunió con representantes del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y del Fondo Monetario Internacional (FMI), ¿qué comentarios le han hecho de los programas sociales?
–El PMA hizo un reconocimiento a la gestión y manejo técnico de los programas sociales, principalmente los de alimentación, como Qali Warma.
Además, hay un compromiso de brindar asistencia técnica permanente para ir revisando y mejorando aquello que se requiera. El PMA, por ejemplo, nos ha ayudado a revisar los estándares nutricionales de los alimentos que entregamos en Qali Warma.
En tanto, una misión del FMI vino para ver cómo estábamos avanzando en política social, y también obtuvimos un reconocimiento. Recomendó compartir la experiencia peruana con otros países.
–El PMA planteó que se suscribiera un pacto entre los partidos políticos para garantizar la continuidad de los programas sociales. ¿Comparte esta propuesta?
–Coincido en que tendría que haber un acuerdo, un pacto centrado en tres puntos: manejar los programas sociales con criterios técnicos, no uso político, y mantener la política social que priorice el cierre de brechas de acceso a servicios básicos, lo que significa tener un país inclusivo.
Los programas sociales existirán en tanto existan pobres. La meta de todos los peruanos y, sobre todo de quienes gobiernen en el próximo quinquenio, debiera ser avanzar en su consolidación, hacer los ajustes necesarios y tener claro que son temporales y focalizados.
Consolidación y universalización de Qali Warma
La ministra Paola Bustamante afirmó que este 2015 “es el año de la consolidación del programa Qali Warma”.
“Nuestra meta principal es que en las zonas más pobres del Perú reciban todos los días del año escolar los alimentos de Qali Warma. El reto es complejo por la logística.”
Recalcó que el objetivo este 2015 es “consolidar que Qali Warma llegue principalmente a las zonas de difícil acceso y para el próximo año esperamos dar el salto a la universalización, que significa llegar a todos los colegios públicos de inicial y primaria”.
Bustamante explicó que se espera la universalización del programa de alimentación escolar el próximo año, “teniendo en cuenta que es un derecho”.
Señaló que Qali Warma es “un programa modelo de alimentación escolar en la región”.
En esa línea, informó que en agosto se desarrollará un evento internacional sobre programas de alimentación escolar y vendrán representantes de países de América Latina y el Caribe para conocer la experiencia peruana. “Hay un reconocimiento importante en el exterior de lo que el Perú hace en materia de política social e inclusión social. Constantemente recibimos demandas de cooperación para conocer nuestros modelos.”
Por ejemplo, añadió, Ecuador ha solicitado –Colombia lo hizo antes– que “compartamos cómo hacemos para trabajar articuladamente con los gobiernos regionales, por medio del fondo de incentivos [Fondo de Estímulo al Desempeño], para avanzar en el cumplimiento de nuestras metas”.
Destacó que “los gobiernos regionales responden” y se trabaja de la mano con ellos. “La primera infancia está en un punto central como parte de la estrategia Incluir para Crecer.” (Tomado de El Peruano, 23-3-15)
23/03/2015 15:29. MCLCP #. Destacados

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris